Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión

 Una importante pieza se incorpora a la colección arqueológica del Museo Histórico de Sagunto (MUHSAG)

18/06/2014
Gabinete de Comunicación
Se trata de un ara votiva de época romana, un pequeño altar con inscripciones que se utilizaba como ofrenda, recientemente descubierto.

La directora general de Cultura de la Generalitat Valenciana, Marta Alonso, y la concejal delegada de Patrimonio, Laura Casans, han presentado esta mañana a los medios de comunicación un nuevo descubrimiento arqueológico, una pieza hallada en las proximidades del conocido como Muro de Diana (BIC), detrás de la iglesia de Santa María.
 
Tal y como ha explicado la directora del museo, Emilia Hernández, se trata de un ara votiva, un pequeño altar con inscripciones que se utilizaba como ofrenda y que ha llamado mucho la atención tanto por la inscripción, que hace referencia a un dios, Draconibus, cuyo nombre es la primera vez que aparece en una pieza de este tipo, como por los restos de pintura de óxido de hierro y el material de la pieza.
 
Así pues, como se destaca desde la Dirección General de Cultura, la riqueza arqueológica de Sagunto y su importancia en la historia de la época romana se han visto reafirmadas esta misma semana con la aparición de esta pieza. Marta Alonso ha afirmado que “es una gran noticia para el patrimonio de la ciudad de Sagunto ya que estamos hablando de una pieza excepcional y singular que se ha incorporado al rico patrimonio que ya posee este museo. Este descubrimiento también nos permite poner en valor el importante trabajo de investigación que se está haciendo en el equipo de este museo y también en el del Ayuntamiento de Sagunto. El reto es muy interesante, investigar el origen de esta pieza que va a formar parte de la colección permanente del museo”.
 
La concejal delegada de Patrimonio, Laura Casans, ha destacado “la colaboración entre el Ayuntamiento de Sagunto y la Dirección General de Cultura, entre el equipo técnico del museo y la arqueóloga municipal, para primero poder extraer la pieza y para su posterior estudio y valoración”.
 

La pieza, de caliza travertínica con unas dimensiones de 25 x 25 cm., se encontraba reutilizada como material de construcción en un muro, pues hasta épocas no muy lejanas era común usar piezas de piedra antiguas a modo de sillares para nuevas construcciones.
 
El descubrimiento de este Ara es excepcional ya que existen pocas inscripciones de este tipo de piedra, procedente posiblemente de las canteras de Viver. Además, conserva restos de pintura roja original en algunas letras (óxido de hierro con aglutinante), que se conserva en pocas ocasiones.
 
Aunque se encuentra en proceso de estudio para su traducción y adscripción cronológica, se puede leer en latín en la primera línea D R A C O N I B V S, en la segunda P - B A E B - H E R M A y la tercera V S L A. La primera línea corresponde a dedicatoria: “para Draconibus”, que puede ser un dios local aunque se trata de una primera hipótesis a falta de un estudio más profundo, ya que hay una ausencia de bibliografía sobre este dios. La segunda línea corresponde al nombre de quien la ofrece, que es el liberto Publio Baebio Herma, y la tercera línea hace referencia  a las iniciales de “ha cumplido su voto de buen ánimo”.
 
Presenta doble moldura corrida en tres de sus lados. En la parte anterior las molduras enmarcan la inscripción y la trasera no tiene moldura puesto que está preparada para adosarla. Las letras tienen unas dimensiones 2.5 a 3 cm y la moldura es de 1.5 cm. Esta primera aproximación al estudio de esta pieza arqueológica ha sido realizada por los técnicos del Museo de Arqueología de Sagunto y la arqueóloga municipal, en colaboración con el profesor Pere Pau Ripollés de la Universitat de València.
 
El ara votiva se encuentra actualmente depositada en el Museo Histórico de  Sagunto (MUHSAG) y como cualquier resto arqueológico es de dominio publico de la Generalitat. A partir de ahora, formará parte de los fondos permanentes de este museo, concretamente será parte de la Colección Epigráfica Romana, que es una de las más relevantes de la Comunitat Valenciana formada por 220 inscripciones.