Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión

 El Ayuntamiento de Sagunto acorta el plazo de pago de facturas y lo sitúa por debajo de la media durante el segundo trimestre del año

06/07/2020
Gabinete de Comunicación
La Ley de Morosidad obliga a pagar en 30 días y el periodo medio de pago de Sagunto fue de 25 días durante el último trimestre, reduciendo a la mitad el plazo respecto al trimestre anterior
Gloria Parra, concejala de Hacienda
El Ayuntamiento de Sagunto ha reducido el plazo medio de pago a proveedores y lo ha situado por debajo de la media que marca la Ley de Morosidad, que es de 30 días, consiguiendo que sea de 25 días en el segundo trimestre de 2020. De este modo logra reducir a la mitad el periodo de pago de facturas a empresas y proveedores que prestan servicios al Ayuntamiento en relación con el trimestre anterior que se situó en 51 días.

Según declaraciones de la delegada de Hacienda, Gloria Parra, «esta evolución positiva obedece a varias circunstancias ya que el segundo trimestre coincidió con el periodo de pandemia y el Ayuntamiento marcó como prioridad ayudar a la ciudadanía, por lo que entendíamos que era necesario agilizar y adaptar al estado de alarma a  todos los departamentos económicos y todos los centros gestores del Ayuntamiento para minimizar y reducir el pago medio, de este modo dábamos liquidez a las empresas y por ende a las personas que trabajan en ellas». La concejala ha dado las gracias a todos los departamentos y centros gestores implicados ya que reducir a la mitad el periodo medio de pago «era uno de los retos, y se ha conseguido».

Otra circunstancia que ha provocado esta reducción, continua la delegada, «ha sido el hecho de que el funcionariado ha teletrabajado y ha hecho un esfuerzo titánico desde sus casas para que esta reducción fuera efectiva». Además, ha explicado que los datos del primer trimestre del retraso en los plazos responden, entre otras cosas, «al cambio de ejercicio, que siempre es una época un poco más turbulenta, a la liquidación del presupuesto anterior, a la aprobación del presupuesto vigente y su posterior volcado en el sistema, así como la ausencia de interventor en el Ayuntamiento en este periodo».