Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión

Datos abiertos

Datos abiertos

¿Qué son los datos abiertos?


El concepto datos abiertos (open data) es una filosofía y práctica que persigue que determinados tipos de datos estén disponibles de forma libre para todo el mundo, sin restricciones de derechos de autor, de patentes o de otros mecanismos de control. Los datos deben publicarse en bruto (sin procesar), bien estructurados y en formatos conocidos que faciliten la reutilización. 
Los datos abiertos tienen un gran valor potencial y son esenciales para la transparencia de las administraciones públicas, la eficiencia y la igualdad de oportunidades a la hora de crear riqueza.

En el propio preámbulo de la Ley 2/2015, de 2 de abril, de Transparencia, Buen Gobierno y Participación Ciudadana de la Comunitat Valenciana se define el concepto open data o datos abiertos como la puesta a disposición pública de la información que gestiona el sector público con el objetivo de facilitar la generación de valor añadido, de forma que la información y los datos que crean y gestionan las diferentes administraciones son activos que pasan así a estar disponibles para las interacciones ciudadanas, iniciativas empresariales o del tercer sector, o investigaciones académicas, entre otras, en los términos previstos en las directivas 2003/98/CE y 2013/37/UE.

 

¿Para qué sirven?


El principal objetivo de la apertura de datos es que cualquier persona u organización pueda consultar y/o crear productos o servicios derivados a partir de ellos, lo que supone tanto un ahorro de costes y gestión, como la generación de nuevos recursos y riqueza.
La reutilización de los datos abiertos supone eliminar gastos duplicados, conseguir una mayor transparencia en los procesos del sector público y establecer mecanismos de mejora y colaboración, así como generar servicios a bajo coste.
Para desarrolladores, empresas, entidades, asociaciones y ciudadanía en general, la reutilización de datos abiertos permite la elaboración de nuevos productos y servicios que aportan valor, innovación, conocimiento y oportunidades de negocio.
Las licencias y los términos de uso de los datos abiertos de las administraciones públicas están sometidas a la normativa de reutilización de la información del sector público, y en algunos casos pueden tener licencias de propiedad intelectual, aunque se tiende a abrirlas sin condiciones, siempre que se mantengan sin manipular y con la obligatoria citación de la fuente y de su última actualización.

 

Diferencia entre datos abiertos y reutilización información sector público


Open Data y Reutilización de la información del sector público (RISP) son dos conceptos diferentes que tienen en común la filosofía de poner a disposición de la ciudadanía, en general, y de las empresas, en particular, datos en bruto, en formatos reutilizables y con licencias no restrictivas, facilitando su acceso con el fin de generar un valor añadido mediante la creación de nuevos servicios o aplicaciones.
La diferencia entre ambos conceptos radica en que Open Data es más amplio, se trata de poner a disposición datos públicos y privados, en formatos totalmente abiertos, es decir, en formatos no propietarios y gratuitos; mientras que RISP, hace referencia sólo a los datos procedentes de las Administraciones Públicas, prevé la posibilidad de pago por el uso de los datos y la publicación de los mismos en cualquier formato reutilizable, es decir, incluye los formatos propietarios.

 

¿Qué es un conjunto de datos o dataset y qué características debe tener?


Un conjunto de datos es una colección de datos relacionados susceptibles de ser reutilizados (bien por sí solos o bien mezclándolos con otros datos) para crear servicios de interés para la ciudadanía, empresas u organizaciones.
Para considerar un conjunto de datos como abierto completamente, según el Open Data Handbook, debe tener las siguientes características:
  • Disponibilidad y acceso: la información debe estar disponible como un todo y a un coste razonable de reproducción, preferiblemente descargándola de internet. Además, la información debe estar disponible en una forma conveniente y modificable.
  • Reutilización y redistribución: los datos deben ser provistos bajo términos que permitan reutilizarlos y distribuirlos, e incluso integrarlos con otros conjuntos de datos.
  • Participación universal: todos deben poder utilizar, reutilizar y redistribuir la información. No debe haber discriminación alguna en términos de esfuerzo, personas o grupos. Restricciones “no comerciales” que prevendría el uso comercial de los datos; o restricciones de uso para ciertos propósitos (por ejemplo sólo para educación) no son permitidos.

 

¿Qué beneficios aporta el Open Data?


Entre los beneficios que aporta el Open Data destacan:
Beneficios para la ciudadanía: información
  1. Establece un diálogo activo, participativo y bidireccional entre gobierno y ciudadanía, principio fundamental del gobierno abierto.
  2. Abre la posibilidad de crear nuevos servicios sociales que mejoren la vida de la ciudadanía.
  3. Promueve una participación democrática de la ciudadanía.
Beneficios para las empresas: generar riqueza
  1. Posibilita la creación de valor económico ya que genera nuevos servicios y aplicaciones web a partir de los datos libres.
  2. Posibilita la apertura de un nuevo mercado basado en contenidos digitales.
  3. Posibilita la obtención de beneficios con información pública.
Beneficios para las administraciones: transparencia
  1. Promueve un uso inteligente y eficaz de los recursos.
  2. Genera un gobierno transparente que aporta un mayor grado de confianza.
  3. Facilita la interoperabilidad entre las diferentes administraciones.
 

 

 

 ​​